David M.

Participante becado a Eslovaquia:


La experiencia en sí misma debe ser un caótico universo de lecciones, aprendizajes y experiencias que tienen un valor inmensurable. Nada fortalece más el espíritu y la mente como salir de nuestro mundo personal, salir de verdad, salir hasta casi perderlo de vista.

Es algo intenso, complejo, real… ¿Cómo no podrías querer algo así? Lo cierto es que podrías, da algo de miedo al principio pero, apenas reflexionando un poco, es un gran descubrimiento.
Esta beca representa muchas cosas. Cosas bonitas, cosas que son admirables. Pero sobre todo representa para mí una transformación. Unos simpáticos desconocidos han depositado su confianza en mí, sin más, esperando que yo sea uno más de los afortunados en descubrir el peso de las experiencias culturales, y de lo extraordinarias que deben ser.

Supongo que es un buen momento para daros las gracias de forma más directa. Desde luego me estáis dando una oportunidad que no podré nunca acabar de agradecer. Estoy muy feliz por todo esto. Realmente lo estoy. Y me es incalculable la emoción y las ganas que tengo que empiece la experiencia. Estamos ahora en ese momento de la montaña rusa, ese que sale tanto en la tele, cuando se está a punto de descender a toda velocidad hacia la absoluta emoción, ya sabemos lo que dicen de las montañas rusas, que son así, como la vida misma.


Carolina C.

Participante becada a Noruega,
Al día siguiente de recibir la notificación de beca:


Antes de iniciar la Universidad, quería probarme a mí misma y vivir una experiencia fuera de casa. Por eso acudí a AFS Intercultura, con la gran suerte de que he recibido una bolsa de estudios para participar en un programa anual en Noruega.

Imagino que no será una experiencia tan fácil, que los comienzos serán duros. Tendré que pasar por el proceso de situarme, de aprender la cultura e idiomas de Noruega, de conocer gente y hacer nuevos amigos... pero lo bueno es que con dedicación y esfuerzo, llegaré a sumergirme en la cultura noruega.

Nuevos lugares, nuevas costumbres, nuevos retos, nuevas personas... la sensación de empezar de cero debería asustarme, pero la verdad es que me resulta cada vez más emocionante.

Estoy deseando que llegue el día de apretujar mi vida en una maleta e irme a Noruega, porque cuando te marchas, cuando conviertes tu vida en viaje y cambios, CRECES.


Andrea S.
Participante becada a Indonesia


Ya han pasado dos meses desde que AFS me notificó que se me había concedido 
una beca para cursar el 2015/16 en Indonesia. 
¡Y estoy encantada! de hecho, me atrae muchísimo la idea de que me pueda encontrar en la otra parte del mundo, conociendo y experimentando nuevas aventuras y experiencias. Pero por otra parte, sé que a mis familiares les preocupa la idea de que me pueda encontrar tan lejos, con culturas y religiones tan distintas a las nuestras.  Pero ahora están felices de que yo esté contenta y que no rechace esta oportunidad.

Además, muchos amigos me dicen que es “tirar un año a la basura”, pero de momento no me corre ninguna prisa terminar el instituto o empezar la universidad, y si tengo que repetir un añito por vivir esta experiencia, creo que soy yo la que sale beneficiada.

Estoy impaciente por que llegue el día en el que me dirija a mi futuro hogar, sobre todo, estoy muy agradecida de que me puedan ofrecer esta oportunidad AFS y mis padres, pues estoy segura de que jamás lo olvidaré.